Humanonline

Trabajo, estudios y cursos

Un mal trago: decírlo a la familia



Sabes que siempre estarán ahí, que te quieren y que da igual qué hagas o dejes de hacer, tus seres queridos te quieren por el simple hecho de existir. Pero el camino a casa cuando te han despedido es duro. Puse la radio y justo empezaba una sección sobre la depresión en las personas en paro y lo quité; no por que me diera pena, sino por que era incapaz de prestarle atención, aunque algo positivo hubiera sacado de ahí.

Mejor es decirlo lo antes posible, sin tapujos, sin darle vueltas. Es como cuando te viene alguien y tiene la cremallera del pantalón bajada; en esos momentos sabes que si no lo dices de inmediato, luego es más difícil. Así fue que pensé en llamar a mi novio (en su primer día de trabajo) pero no me lo pudo coger (como es normal) y así es que le mandé un sms (sí, aún no nos hemos apuntado a la moda del whatsapp). Ahí quedó mi mensaje para cuando lo pudiera leer. Total, iba a estar igual de despedida a las 10:00h que a las 14:00h.

Cada persona es igualmente diferente al resto, así que sus reacciones ante esta noticia son siempre diferentes. Lo importante es que te afecte lo menos posible. Da igual lo que digan, si es positivo o negativo, vas a estar igualmente despedida.

Mis primeros pensamientos cuando mi jefe me comunicó que prescindía de mí fueron para ellos: el sentimiento de decepción, de ira, de desesperación… Las ganas de verles y contárselo.

Y a Dios gracias que les tengo.

Escriba un comentario