Humanonline

Trabajo, estudios y cursos

UGT: Lo que no te puedes perder en la red



UGT: Lo que no te puedes perder en la red.

“Este número de UNIÓN es el primero que editamos tras las elecciones generales del 20 de noviembre de 2011. Los ciudadanos habremos decidido qué Parlamento queremos que dirija la vida de nuestro país durante los próximos cuatro años. Y UGT seguirá diciendo lo mismo que ha venido diciendo durante los ya larguísimos y tremendamente duros cuatro años que dura esta crisis: hay que reactivar la economía y crear empleo, primero, para poder pagar la deuda y reducir el déficit, después. Lo contrario, lo que venimos haciendo en Europa y en España desde la crisis de la deuda soberana de mayo de 2010, es un rumbo que  –dos años después- ya hemos comprobado que es equivocado y que en lugar de encaminarnos a la puerta de salida no devuelve al fondo de la crisis.

El año 2012 no será, como esperábamos hace un año, el de la recuperación del empleo. Y si además se generalizan los recortes en las políticas públicas que afectan a la sanidad, la educación, las prestaciones sociales, etc… será una catástrofe social que pondrá en tela de juicio nuestras posibilidades reales de recuperación; las estadísticas ya nos dicen que el 21,8% de la población residente en España está por debajo del umbral del riesgo de pobreza, 1,1 puntos más que el año anterior. ¿Alguien duda que eso tiene que ver con el altísimo nivel de paro? ¿Alguien cree que precarizando todavía más el mercado de trabajo se resolverá? Sólo sería sumar a lo malo lo peor.

En esta esquizofrenia que viven las democracias occidentales, -capaces de considerar un riesgo para la estabilidad política el hecho de que los ciudadanos griegos puedan decidir en referéndum  –después de tanta imposición europea- qué tipo de compromisos económicos quieren asumir; o capaces de dar lugaren España a una reforma Constitucional casi furtiva, negando a los ciudadanos el derecho a pronunciarse sobre la máxima norma que les gobierna- nos enfrentamos a otra esquizofrenia: la erosión de la libertad sindical.

Mientras algunos de los más relevantes juristas de nuestro país nos recuerda que la libertad sindical es esencial para el Estado de Derecho,  que  tiene la misma relevancia y protección constitucional que cualquiera otro de los derechos y libertades fundamentales vigentes, nuestros delegados sindicales se encuentran con que la precariedad laboral y el miedo a perder el trabajo que atenaza a buena parte de los trabajadores condiciona su libre ejercicio. Eso en la economía normalizada, en ese más de 20 por ciento de economía “en negro” que hay en nuestro país, no existe ni la legalidad para los trabajadores.

No aceptamos que se quiera convertir la libertad sindical en una libertad “de segunda” y, tanto si el “clima” que nos acoge es mejor o peor, tenemos una función constitucional que hacer, una  trabajo en las empresas que defender, y un papel de interlocución política y social que vamos a exigir. Porque cualquier enfermedad, incluida la esquizofrenia democrática, hay que combatirla para que no cause daños irreparables.”

Escriba un comentario