Humanonline

Trabajo, estudios y cursos

Interesante de nuestros patrocinadores

Insiste

Dic-28-2012 By admin

La suerte siempre le había sonreido. Por eso la gente se extrañó cuando perdió su trabajo en el banco y sólo consiguió otro cavando zanjas. Dos días después encontró el tesoro.

Estoy en un Vorterix

Dic-26-2012 By admin

RadioHace un tiempo atrás, un año aproximadamente, escuché a Mario que decía que se iba del lugar en el cual había estado muchos años para encarar un nuevo proyecto y hoy tenía ganas de describirlo desde mi humilde punto de vista.

No soy muy fanático de nada y la radio no es una excepción, escuchaba a veces, algunos días, en algunos lugares. Y así, empecé a escuchar este nuevo desafío, estos nuevos segmentos que juntaban a colaboradores que se conocían y otros que no, que reunía un estilo de ver la realidad desde diferentes ángulos.

Me levanto temprano y tipo 7 hs. comienzo mi mañana con Guetap, conducido por Reynaldo Sietecase, acompañado por Vero Castañeras, Federico Yañez y Romina Manguel. Nunca le había prestado atención a este gran periodista y la verdad que me sorprendió su lógica, su intento (y logro) de imparcialidad (sabemos que es difícil eliminar el juicio de nuestros dichos, pero creo que le sale más que bien) y la variedad de voces que se escuchan durante estas 3 horas radiales. La simpatía de Vero y los conocimientos de Romina, combinados con el análisis deportivo de Yañez, generan un ambiente ameno y de discusión que permite ahondar tanto en lo que está pasando hoy como en sus causas y consecuencias. Ni hablar de un equipo de producción que logra obtener notas con los más destacados políticos, jueces, sindicalistas y actores sociales relevantes de la actualidad.

Al despedirse, llega el segmento de Mario, secundado por Marcelo Gantman, Vanina Parejas y el Panza” Pedraza. No creo que haya que decir mucho sobre ellos, la combinación es perfecta, los temas interesantes, la música espectacular, las barbaridades geniales y los personajes divertidos. Yo lo considero un precursor, un groso de la radio y el que apuesta siempre a más, siguiendo su fanatismo por la música y la tecnología, tratando de estar a la vanguardia todo el tiempo. La actualidad se mezcla con la comedia, el humor y el teatro, generando momentos de tensión que a veces llegan al límite, pero que entiendo conllevan buenas intenciones. Y las secciones musicales sobrepasan lo que uno espera en un medio radial, una elección interesante de géneros alineados con la concepción de la radio.

Y por último, por lo menos en mi día de trabajo en el cual la radio me acompaña, el segmento de Gustavo Olmedo, que tiene de compañeros a “El Gallo” y “Wasno”.  Son 3 pacientes psiquiátricos sueltos sin el alta médica, que me hacen reír toda la tarde. Hablan de rock y le dan mucha bola al heavy, se la pasan llevando y hablando con personajes de lo más bizarros, contando historias de músicos y bandas, charlando con especialistas y vendiendo un humo que sobrepasa al de “Lost”. A veces superan la realidad y la ficción juntas, e involucran a los oyentes a través de sus juegos… quisiera divertirme tanto como ellos en el trabajo.

Una mezcla increíble que me sigue durante toda la jornada laboral… la prueba es que mis auriculares ya están casi pegados a mis orejas y mis compañeros y mi jefe no se imaginan verme sin los mismos. Un espacio que me informa, me entretiene, me enseña y me sigue divirtiendo hasta el día de hoy.

¡Gracias por tan buena compañía, sigan por ese camino y no se desvíen nunca!

Música

Aerolíneas austriacas

Dic-25-2012 By admin
Lauda-air Booking Code NG

Lauda-air Booking Code NG

El mismo cuaderno sobre el que he escrito hace un rato, lleva en la parte interior de la contraportada una pegatina con un ratón y un logo de la compañía Lauda Air. Se supone que es un sistema de mnemotecnia para recordar que el código de la compañía es NG en el sistema de reservas Amadeus, que es donde uno hace un booking, y como booking acaba con ene-ge, pues eso.

En mi primer año y parte del segundo en aquello de las líneas aéreas trabajé también para el grupo de compañías de Austrian Airlines, que aparte de la compañía matriz, del mismo nombre, incluía a Tyrolean Airways y Lauda-Air. Parte del lío de mi trabajo era que daba servicio a compañías que a la vez eran aliadas y competidoras, por lo que si alguien me llamaba por teléfono para hacer una reserva de París a Viena, tenía que fijarme por qué línea había entrado la llamada y en función de ello vendérselo con Austrian Airlines o con la Lufthansa.

En realidad los vuelos funcionaban con código compartido, pero cada compañía ganaba el billete del pasajero que transportaba. El mejor vuelo era el que salía de París a las 7.30, porque llegaba a todas las conexiones que salían luego de Viena. Había destinos interesantes. En aquél tiempo, el único vuelo directo desde Europa a Katmandú, la capital de Nepal (que siempre estaba lleno y nunca conseguí ni siquiera ver una plaza libre). También la única conexión directa con Pristina en Kosovo, y estoy hablando de un año después de lo peor de la guerra. Creo que el billete más barato desde París costaba unos 6.000 francos, o sea cerca de mil euros. Alguna gente se quejaba, pero también el riesgo de meter un avión en una coyuntura así tiene un precio. Me contaron que sólo iban diplomáticos y periodistas.

Respecto a Lauda Air, específicamente, formaba parte del grupo pero era una parte pequeña y para mi actividad, casi marginal. La compañía la había fundado el campeón de Fórmula 1 Nikki Lauda, pero en los tiempos de los que estoy hablando (año 2000) ya se había quitado de enmedio. Hacia vuelos chárter que se vendían a través de agencias y que en mi sistema resultaban carísimos. Tenía algunos destinos curiosos, como Bali – Den Pasar y una flota más amplia que lo que veo que le queda a día de hoy (¡un sólo avión!).

San Sebastien de los Reyes, 10 de Agosto del año de nuestro Señor 2032

Juanjo apagó su despertador, eran las 5:00, tiempo de levantarse para una nueva jornada de trabajo.

Era soldador en la nueva fabrica  Daewo de Getafe. Allí se fabricaban los últimos modelos de la marca, coches que no se veían aquí porque eran demasiado caros.

Se levantó, miro a su esposa que se había acostado unas pocas horas antes luego de volver de la factoría de electrónica donde había terminado su turno de noche. Trabajando los dos podían pagar el alquiler de este estudio en las afueras de Madrid y pagar los estudios de su hija en un colegio público. Habían pensado, hace unos años enviar a su hija a estudiar en un colegio privado pero los costos tan elevados que eso implicaba se los impidió. Decidieron con su esposa educarla tanto como podían y en cuando ya no pudieran, la hija tendría que trabajar. Como en muchas familias y como desde hacía años.

Unos 20 años antes más o menos, Juanjo había participado de manera activa en un movimiento de protesta, el 15M (por 15 de Marzo), movimiento que intentó sin éxito parar la destrucción de España. Habían empezado bien pero rápidamente y sin líder este grupo se había convertido en nada concreto, unos grupúsculos impidieron, con un éxito notable, los desahucios, otros organizaron asambleas populares que parecían más tertulias que reuniones políticas, un movimiento que, al final, hizo reír a los políticos y no cambió nada, lo que explicaba su existencia hasta la actualidad.

Juanjo abrió suavemente la mampara que escondía la cocina americana y se preparó la cafetera antes de ingresar al cuarto de baño.

El agua de la ducha estaba fría. Eso se estaba convirtiendo en costumbre. La última vez que Juanjo lo mencionó al dueño del piso, le dijo que si no estaba contento, podía buscarse otro departamento con un propietario más amable y comprensivo. De momento la temperatura del agua no era un real problema. El mes de agosto acababa de empezar y habrán muchos días de calor por venir. Pero para el invierno sí que sería un problema.

El edificio regresaba a la vida, JJ podía oír a sus vecinos preparándose también para un nuevo día de curro. El olor agrio del café de mala calidad llenaba ahora el pequeño departamento. No podía acordarse de cuando había saboreado un verdadero café, ni tampoco cuando había probado un verdadero jamón. Eran tiempos difíciles. Si solamente hubiéramos reaccionado a tiempo para parar eso cuando era posible, pero no, estaban demasiado centrado en su bien-estar personal para proteger el bien-estar colectivo.

Juanjo tenía que darse prisa para no arriesgarse a llegar atrasado a la bendición diaria del equipo de trabajo. El capellán de la fábrica tenía sus listas. Los ancianos que habían recibido un mínimo de instrucción lo comparaban a los comisarios políticos del antiguo URSS.

Juanjo no recordaba el significado de URSS y de todos modos no entendía la comparación. Cosa segura es que si no querías problemas con 1) la dirección de la fábrica y 2) con su parroquia, era mejor llegar puntual.

Salió de su piso y se dirigió hacia la parada del autobús. La calle era casi oscura, con unos pocos faroles encendidos. Barrio popular, mantenimiento limitado. Una vez intento quejarse a la junta municipal pero le hicieron entender que era mejor no decir nada si quería que su hija tenga la posibilidad de matricularse en el colegio público para el trimestre siguiente.

El vehículo llego, atrasado como siempre. El bus tenía unos 20 años como mínimo y estaba en un pésimo estado. La empresa privada encargado del transporte público de la provincia no estimaba ni necesario ni rentable poner un bus nuevo en esta línea. Juanjo esperaba poder comprarse una bicicleta en los próximos meses. Ya verían.

Subió en el vehículo, se busco un rincón donde terminar la noche y el autobús arranco escupiendo una enorme nube de gas negra.

Juanjo salió de su piso y se dirigió hacia la parada del autobús...