Humanonline

Trabajo, estudios y cursos

Interesante de nuestros patrocinadores

No Drama

Ene-1-2013 By admin

Aprovecho estos días de inactividad y espera, amenizados con una gripe que manifiesta sus últimos coletazos, para echar un vistazo a las webs de búsqueda de piso en USA, siendo por lo visto http://www.craiglist.com la web que los gringos usan para todo. Es una especie de cambalache cutre -porque la web no puede ser más cutre, de verdad- que sin embargo se ve que tiene bastante movimiento.

La expresión que me tiene absorta después de haber leído bastantes anuncios de compartir piso, compartir habitación o de compartir futón, es la exigencia casi universal de que el futuro “roommate” sea “drama free” o “no drama“, o pidan cosas como “clean, respectful and no drama is an absolute must.”

¿Qué leches le pasa a la gente allí para tanta movida? ¿Habrá miles de histéricos poblando las calles? (Realmente no quiero la respuesta a esta pregunta, porque me la imagino…)
Tendré que defender a capa y espada mi absoluta ausencia de drama, aunque eso no me lo creo ni yo. Necesito mis momentos Tolstoi de vez en cuando. ¿Sabrá mi futuro roommate quién es Tolstoi? (Tampoco quiero la respuesta a esa pregunta).

Lo que está claro es que estoy deseando irme, aunque le tengo un poco de miedo perezoso a la búsqueda de piso/coche y los follones que ello implica. Espero al menos que mis nuevos compañeros allí me echen una mano. Yo lo haría (cara de gato de Shrek).

Tengo que hacer trámites en la embajada de EEUU en los próximos días, y llamé por teléfono para saber la documentación que iba a necesitar. El único teléfono que daban de contacto era un 807, y después de mucho buscar una alternativa pues tuve que llamar a ese. Descolgaron y se escuchó:

“Esta llamada cuesta 1,23€ el minuto desde la red fija y 1,55€ desde la red móvil. Pulse 2 para español.”
(Pulso 2, haciendo cuentas mentales de cuánto iba a costar la preguntita)
“Bienvenidooooo….. a la Embajadaaaaaaaa…… de los Estadooooooos……… Unidooooos………de Américaaaaaaaaaaa…….”

Genial. Dos euros y todavía no me habían dicho nada. Estos yankis son unos cracks. Luego la chica que me atendió fue súper amable y respondió perfectamente a mis dudas, pero el momento bienvenida de 30 segundos a 1,21€ el minuto me hizo pensar por qué unos están ya medio saliendo de la crisis, y a otros les queda un ratito.

P.d. Feliz Año Nuevo ^^

Buenos Aires, 20 de Septiembre de 2012. Randstad, el segundo grupo más grande a nivel mundial en servicios de Recursos Humanos, dio a conocer los resultados correspondientes al tercer trimestre de 2012 del Workmonitor, un informe que releva las expectativas, estados de ánimo y comportamientos de los trabajadores en Argentina. En esta oportunidad, se analizó la coincidencia que existe entre educación y trabajo, revelando que si bien 7 de cada 10 trabajadores trabajan en un campo vinculado a su formación y estudios, la misma proporción cree que está sobrecalificado para desempeñar su actual trabajo. En este sentido, el 52% de los trabajadores considera que su empleador no ofrece suficientes oportunidades de carrera.

Al respecto, Andrea Avila, Directora Ejecutiva de Randstad, comentó: “Dar respuesta a los empleados que sienten que están sobrecalificados para el trabajo que realizan es un gran desafío para las organizaciones, porque de ella derivan otras sensaciones y actitudes que impactan en el desempeño como la motivación, el interés por las tareas o el compromiso con el trabajo. Tener una política de capital humano que impulse los planes de carrera y la comunicación abierta dentro de la compañía ayuda a que los trabajadores visualicen metas y tomen cada asignación como transiciones necesarias para avanzar en la profesión y en la empresa”.

Así como la mayoría de los trabajadores cree que está sobrecalificado, 6 de cada 10 piensa que muchos de sus compañeros están subcalificados, es decir que tienen un nivel educativo o una preparación menor que la que requiere el puesto que ocupan.

La sensación de sobrecalificación es compartida en similar medida por los pares latinoamericanos de México (76%), Brasil (70%) y Chile (64%). Sin embargo, los argentinos son los que peor opinión profesional tienen sobre sus colegas, ya que tanto en Brasil como en Chile y México solo 5 de cada 10 piensa que sus compañeros están subcalificados.

Los mexicanos muestran mayor conformidad con las oportunidades de carrera que brindan sus empleadores (62%), mientras que la opinión de los brasileros y chilenos es similar a la de los argentinos (48% y 51% respectivamente).

Movilidad laboral
La búsqueda activa de empleo por parte de los trabadores argentinos aumentó 2 puntos porcentuales en el tercer trimestre del año respecto al periodo anterior, alcanzado al 15% de las personas consultadas, así como la confianza de encontrar un nuevo empleo disminuyó por segundo trimestre consecutivo, descendiendo al 72%. El miedo a perder el empleo se mantuvo estable con un 4%, lo que indica que el miedo a ser despedido no es la principal variable para comenzar una búsqueda laboral.
El análisis general indica un aumento del índice de movilidad laboral para el país, que se ubicó en 119 puntos; 5 puntos por arriba del segundo trimestre, y 12 puntos por encima del índice global de movilidad laboral (107).
“Los resultados del Indice de Movilidad Laboral del tercer trimestre señalan que el mercado laboral argentino continúa mostrándose dinámico aunque con ciertos reparos vinculados a la confianza de poder cambiar de empleo. La variable más importante a destacar es que desde que comenzamos a medir el Indice en 2010, el miedo a perder el empleo no ha superado nunca el 4%, siendo una muestra de la sensación de estabilidad de los trabajadores”.

La introducción social permite a los niños y niñas elegir a sus amigos, a sus compañeros, compartir

Solo en casa 2

Dic-25-2012 By admin

La “fiesta” prometida por el Austriaco no llegó nunca. O, al menos, no por ahora. Peor para ellos, porque el jamón me lo he comido con el Argentino. Voy a ir por partes.

Mi primera Nochebuena lejos de casa consistió en trabajar de 17:30 a 00:08, aunque según el horario semanal del Austriaco tendría que haber sido de 18:00 a 22:00. No se lo digáis a nadie, pero casi que preferí empezar antes y acabar más tarde, porque a falta de familia en 2.000 km a la redonda, poco más podía hacer. En realidad podría haber terminado antes pero, cómo no, los Gäste que parecen españoles tuvieron una larguísima sobremesa y… en fin… poco más podíamos hacer…

Por primera vez desde que llegué, el Cocinero turco nos preparó a los que teníamos que cenar aquí lo mismo que a los clientes. Para ello me vino de perlas contar con la foto del menú, porque hoy sí puedo decir que cené Schweinslungenbraten. Que es lo mismo que hemos comido hoy, ya que sobró bastante. Incluso recalentado en el microondas está riquísimo. Y del postre ni hablar… Ayer no me tocó (mala suerte), pero hoy nos había dejado los restos de anoche, así que me he comido un trozo bien grande de Lebkuchen.

Al margen de eso, la “fiesta” de anoche consistió en brindar con vino blanco junto con el resto de mis compañeros en la cocina. Aquí tienen una costumbre que me ha recordado mucho a la última cena que hicimos en aquel restaurante argentino cerca de Sol… eso de mirarse fijamente a los ojos cuando estás brindando… Sí chicos, ayer también me acordé de vosotros. Y después de brindar, regalito de parte de La Jefa:

Regalito de la casa

Regalito de la casa

… o eso dice el Austriaco, pero en realidad sólo nos han dado el vino a los de mi hotel, no a los trabajadores de los otros dos… O al menos la Eslovaca dice que a ellos dos no les han dado nada…

Mi día de Navidad ha sido “casi” perfecto. Digo casi porque, evidentemente, no estoy en casa como las pasadas más de dos décadas, pero he hecho de todo un poco. Me he levantado a las 11 de la mañana (porque era mi día libre y me hacía ilusión hacerme ese regalo de navidad), he comido a las 12 y a las 14:35 me he bajado con el Argentino a su casa. Allí me ha presentado a su mujer, una austriaca que habla perfectamente español, y a sus dos hijos, de 5 y 10 años. Una familia realmente encantadora, sí señor. Más tarde ha venido un compañero de trabajo del Argentino, que es Inglés, hemos juntado mi jamón serrano con sus provisiones alimenticias, y hemos hecho una merienda-cena que ha quedado muy rica.

Ya puestos, he probado manjares típicos austriacos, a saber: Mohnkuchen (si buscáis la foto, lo negro no es chocolate, sino semillas de amapola negra. Y no, en contra de lo que parece, tiene un sabor delicioso. Receta aquí), Punsch o Glühwein (no estoy segura, pero era vino caliente con miel, ¡¡riquísimo!!) y algo de fiambre, pan negro, unas aceitunitas, etc. ¡Me está entrando hambre solamente al recordarlo!

Mientras tanto, el Argentino y su mujer me han estado explicando cosas sobre cómo funcionan aquí los números de teléfono, las cuentas bancarias, y ciertas costumbres austriacas que aún me siguen sorprendiendo, como el tema de horarios, las confianzas que se toman algunas personas entre sí… Yo tenía entendido que por aquí la gente era más fría, pero me han explicado que esto al fin y al cabo no es Alemania, y que estamos en un pueblo, no en una ciudad grande, por lo que es relativamente lógico encontrarte, por poner un ejemplo, al Camarero hablando con confianza con los Gäste mientras éstos están comiendo. Sí, lo hace, y eso que no tiene relación de parentesco alguna con los dueños del hotel (el Chef y La Jefa), que son quienes sí lo hacen. También me han contado que no son tan estrictos con los horarios como los alemanes, que les gusta pasar sus vacaciones siempre en el mismo sitio y que aquí, cuando una mujer sonríe a un hombre, éste tiende a pensar que la mujer en cuestión está interesada en él. Así que supongo que debe ser relativamente fácil ligar…

Próximas entregas: celebración de nochevieja y otras anécdotas curiosas. Auf wiedersehen!