Humanonline

Trabajo, estudios y cursos

Posibles razones por las que no has obtenido un ascenso




El salir a trabajar para una persona  va  más allá de conseguir recursos económicos para sobrevivir, implica también una parte de realización personal y profesional que se consigue mediante la consecución de logros y el acenso en las estructuras empresariales.

Si llevas esperando ese acenso desde hace años y los has visto llegar para varios de tus compañeros y tu hora no parece llegar, es tiempo de que analices estas posibles razones para detectar las conductas y patrones que puedes modificar para conseguirlo.

1. No estás haciendo lo suficientemente. Si eres de los que “a veces” llega tarde al trabajo, eres el primero en retirarte a la hora de la salida y sueles faltar los lunes y viernes es probable que no estés haciendo lo suficiente para que te tomen en cuenta.

Si te identificas con lo anterior, es probable que también seas de los que busca siempre un excusa para no cumplir con los objetivos y metas, cosas como: “tuve problemas con la computadora, nadie me apoyó a hacerlo o las instrucciones no fueron claras.”

La realidad es que si queremos ese acenso debemos luchar por él. No se puede pedir una retribución cuando el manejo de carrera es poco o nada profesional. Antes de comenzar a quejarte, analiza concienzudamente lo que estás haciendo mal, te sorprenderá descubrir que tu principal saboteador puedes ser tú mismo.

2. Eres un empleado promedio. Tal vez lo expuesto en el punto anterior no aplique para ti, siempre llegas en tiempo y forma a tu trabajo y haces lo que se te requiere de acuerdo a tu sueldo, sin embargo, esto puede ser un problema.

Hacer un trabajo “aceptable” o “adecuado” suele bastar para mantener tu plaza, pero no es suficiente para alcanzar puestos con mayor responsabilidad y jerarquía. Recuerda que si tú no das un extra por la compañía, ésta tampoco lo hará por ti.

3. No te diferencias del resto. Hacer un buen trabajo no es suficiente para escalar laboralmente. Es necesario saber que se tienen las características necesarias para ser un líder. Una buena práctica para mejorar tus posibilidades de acenso es hacerte visible ante tus jefes, ya que a fin de cuentas, son ellos los que deciden quién asciende y quién no.

Involúcrate en proyectos clave para la compañía, preside comités o contribuye con tareas de Recursos Humanos y comparte el crédito cuando se obtienen las metas del trabajo en equipo.

4. Tienes poca diplomacia. Cuando decimos que es bueno destacar nos referimos a hacerlo de manera positiva, no de forma negativa. Evita ser conflictivo, quejarte constantemente, ver sólo los problemas y en general hacer que la vida de tus compañeros y de tu propio jefe sea más difícil; si lo haces, probablemente crean que te hacen un favor al despedirte.

Toma en cuenta que ningún trabajo es perfecto, pero debes tener cuidado de no volverte un problema para tu compañía, ya que si lo haces, lejos de obtener un ascenso, seguro deberás comenzar a buscar un nuevo empleo.

5. Dale valor a todas las tareas. Si en ocasiones percibes que las tareas que te son asignadas son mediocres o de poca importancia evita hacer un trabajo deficiente, puede ser que para ti no tenga importancia, pero la tiene para alguien más.

Por ejemplo, si te asignan corregir un error en un informe, tomar llamadas de clientes importantes o verificar que todo funcione antes de una presentación, no creas que estás perdiendo el tiempo, todas son labores importantes, ya que si no las ejecutas bien, tu superior creerá que no puedes hacerte cargo ni siquiera de ese tipo de tareas y jamás te permitirá asumir mayores responsabilidades.

6. Eres muy valioso para tu jefe. Aunque parezca irónico, el ser muy bueno en lo que haces puede llevarte a ser indispensable para tu jefe; si eres el mejor asistente que tu jefe ha tenido es poco probable que quiera dejarte ir. Lo recomendable en este caso es que ayudes y seas parte de la transición. Comienza por informarle a tu jefe que tienes intenciones de seguir creciendo en la empresa, hazle saber que no lo abandonarás, y ofrécele ayuda para buscar un empleado excelente que ocupe tus antiguas responsabilidades.

7. Tu imagen no es la mejor. Dicen que percepción es realidad y aunque lo importante son las cualidades y habilidades laborales, descuidar tu imagen personal y profesional es un grave error. Procura vestir y hablar de manera adecuada con tus compañeros y superiores para que proyectes una imagen de compromiso y seriedad.

Otro punto que debes cuidar es tu imagen online, por lo que debes ser prudente en el manejo de tus redes sociales como Facebook y Twitter.

8. La empresa no da para más. Tienes que tener clara la situación de la empresa en la que laboras, si estás en una en la que hay poca rotación de personal o tiene un presupuesto ajustado que limita el desarrollo de tu carrera, las posibilidades de ascender serán limitadas.

Si crees que no hay posibilidades de que te aumenten el sueldo o de que subas de puesto, considera nuevas formas de reconocimiento y plantéalas a tu jefe; puedes pedir un acceso al estacionamiento de la empresa, un mejor lugar de trabajo, un horario distinto o incluso apoyo para continuar tu formación académica.

Escriba un comentario