Humanonline

Trabajo, estudios y cursos

Hacer contactos y/o tener enchufes. Guía práctica de diferencias.



La gente te dice que es bueno hacer contactos, pero claro, ¿se refieren a encontrar enchufes? ¿Cuál es la diferencia?.

Para mí, “hacer contactos” trata de conocer gente con la que, además, tengas cierta afinidad, y si tienen presencia en el mundo del arte (museos, galerías, comisariados o cualquier otro tipo de cargo) mejor, para qué nos vamos a engañar. Pero eso sí, de poco sirven estos contactos si realmente no tienes “contacto” con ellos. Guardar su número de teléfono no nos va a proporcionar ayuda de ningún tipo si no se establece una relación, ya sea de amistad o ya sea profesional. Si estás montando un proyecto y necesitas que te echen una mano, nadie que no sea mínimamente conocido tuyo te va a ayudar. Así que podemos llamar contactos, en mi opinión, a gente conocida, la cual puede ser más o menos afín a nuestro campo, y nosotros a los suyos, pero que tenemos la seguridad de contar con ellos en cualquier momento, y viceversa.

“Tener enchufe” requiere unas habilidades sociales más allá de la afinidad personal; para mí, bastante complicadas. Hay que sonreír con naturalidad, aunque no está de más que se note forzado, que sea visible que vas a por el enchufe. Es decir, hablar con cargos, más o menos importantes, del mundo del arte (o del que se tercie) y asentir a todo lo que afirmen y propongan. Todo será maravilloso y perfecto en su contexto, aunque sepas que son ideas inviables o descabelladas. Estás luchando por tu futuro puesto de trabajo. La gente que da enchufe busca este tipo de actitud, son conscientes de que esa persona que tienen delante anhela un enchufe y ellos/as buscan un enchufado/a. Son cómodos y son efectivos. No se va a contar con el/la enchufado/a para ningún proyecto, simplemente si les encajas en un puesto te lo darán.

Es verdad que puedes acercarte a alguien buscando un contacto y encontrarte un enchufe; puede ocurrir, y al revés.

Y por mucho que critiquemos los enchufes, en algún momento de nuestras vidas los hemos buscado o los buscaremos. Pero lo que de verdad importa son los contactos, ya que son los que van a enriquecer nuestra visión del arte y nuestro trabajo.

Escriba un comentario