Humanonline

Trabajo, estudios y cursos

Echar raíces y dar frutos…



Qué significa echar raíces?. Por qué este hecho es importante en la formación  de la identidad?…Preguntas que a sus respuestas podemos llegar reflexionando sobre nuestra propia historia o como alternativa muy reveladora, tomando contacto con la historia de vida de personas que oficien de referentes .

A medida que crecemos, vamos adquiriendo y atesorando distintas experiencias vitales a través de las cuales orientamos nuestros pasos. Echar raíces implica establecer un punto de referencia, un eje, alrededor del cual circunscribimos nuestras vivencias, que serán la simiente y el abono que fortalecerán nuestros pies y que nos permitirán no solo superar las contingencias de la vida, sino además contar con el  impulso que necesitamos para crecer en sentido ascendente.

El crecimiento de un árbol, desde tiempos inmemoriales, puede compararse con el proceso de crecimiento vital del hombre , y así como en el  árbol su fortaleza y su potencial de crecimiento se ven influidos tanto por la calidad del suelo que lo nutre,   la energía del sol que recibe y  su linaje , también el hombre verá condicionado el desarrollo de su potencial  por el camino que elige , la elección del  propósito, un sentido que oficie de faro otorgando el rumbo a sus acciones y elecciones  y el lazo con sus  orígenes, todos ellos ingredientes esenciales que formaran parte de la construcción de su identidad y en su autoafirmación, aunque no determinándolo, ya el hombre es el único dueño de su destino.

Dar frutos…Intercambiar experiencias con el mundo,  dejando fluir en nosotros una conciencia social,  nos facilita encontrar esa tarea que nos enaltece como personas surgiendo en nosotros la necesidad de dar, identificando con claridad como, cuando y que podemos ofrecer a los otros, así como el árbol conoce la forma , los tiempos y el fruto que su especie debe dar .

Es por eso que echar raíces y dar frutos, es una frase que simboliza una elección vital y una actitud de vida, la cual manifiesta un encuentro, el final de una búsqueda, el inicio del propio sendero a través del cual comenzamos a construir en forma conciente nuestra historia y moldeando nuestro legado, punto de encuentro con los otros y clave de intercambio para la complementación grupal.

Escriba un comentario