Humanonline

Trabajo, estudios y cursos

Del puente y otras lindezas…



Estoy cabreada. Y no es precisamente el estado de ánimo en el que más a gusto me siento, así que a ver si escribiendo me desahogo y se me pasa.

Y estoy cabreada por las cienmil tonterías que hay que leer y escuchar de todos los iluminados que cuando no tienen nada mejor que hacer se dedican a hacer demagogia con un derecho fundamental que tenemos todos los trabajadores: las vacaciones.

Sí, yo soy una de las “irresponsables” que “con la que está cayendo” ha decidido coger tres días de vacaciones esta semana y así disfrutar de nueve días seguidos de descanso.

Y he decidido coger tres días de vacaciones esta semana porque me da la gana. Igual que el que se coge el mes de agosto entero. Con el mismo derecho. Ni más ni menos. Y no escucho a nadie decir que es “irresponsable” que haya empresas que se paren, literalmente, durante un mes entero.

Bastantes condiciones lamentables hay que aguantar día tras día: horas de trabajo extra que nadie ve ni reconoce, sueldos que rozan lo miserable en relación a formación, experiencia y rendimiento, con una profesionalidad, en definitiva, contrastada y contrastable, para encima tener que leer, como he leído, a gente que se pregunta cómo es posible que muchos españoles nos ausentemos en masa de nuestros puestos de trabajo [sic] mientras hay cinco millones de parados.

Cuánto nos gusta la palabrería superficial en lugar del análisis profundo y sosegado. Con opiniones como la anterior se levantará enfervorecida la masa de palmeros presta a aplaudir cualquier salida de tiesto, pero no olvidemos que de ahí a afirmar que 21 días laborables de descanso al año son una frivolidad hay un paso muy pequeño.

 

 

Escriba un comentario