Humanonline

Trabajo, estudios y cursos

Conduce cómodo y seguro



En las últimas décadas, la seguridad y la salud en el trabajo han dado pasos de gigante. Afortunadamente, ya quedan pocas empresas que, en mayor o  menor medida, no apliquen la ley de riesgos laborales. Atrás quedaron los años en los que el trabajo se realizaba sin ningún control ni medida de seguridad.

En este sentido, la ergonomía ha llegado a nuestras vidas para hacernos más llevadera nuestra jornada laboral. Sea cual sea el sector de actividad, la ergonomía trata de adecuar los lugares de trabajo, herramientas y tareas con las características fisiológicas, anatómicas, psicológicas y las capacidades del trabajador.

Sin embargo, existen profesiones en las que, bien por desconocimiento o bien por falta de reglamentación, las prescripciones de la ergonomía no se aplican como debieran. Por ejemplo, comerciales, repartidores, transportistas, autónomos… y todas aquellas personas que deben pasan muchas horas al volante deberían conocer los fundamentos básicos de la ergonomía aplicada a la conducción, ya que les aportará una mayor seguridad en su trabajo.

La comodidad del conductor ha de prevalecer sobre otros aspectos. Esta comodidad es lo que se define como ergonomía o soluciones ergonómicas y puede dividirse en tres niveles. El primero ofrece soluciones para el pilotaje directo, como el equilibrio en la colocación del asiento, pedales y volante. El segundo se ocupa de ofrecer un acceso rápido y controlado a los instrumentos de navegación, como los interruptores de las luces, la regulación de espejos o los ajustes de la temperatura, y el tercero procura intuición y sencillez en el manejo de otras funciones, ajenas a la conducción pero no al viaje, como la apertura y llenado del maletero o el uso del equipo de sonido. Con mayor o menor desarrollo.

Siga esta serie de recomendaciones cada vez que se suba a un vehículo:

  • Tómese el tiempo que precise para colocar el asiento. Si el coche tiene tres puertas, opte de manera habitual por la puerta del copiloto para ocupar el asiento de atrás, así evitará tener que regular el del conductor cada vez que se siente.
  • El asiento debe tener una inclinación hacia atrás de entre 15 y 25 grados, lo suficiente para que el muslo y la cadera presenten un arco de 110 a 120 grados.
  • La distancia entre el suelo y el asiento debe rondar los 30 centímetros.
  • El asiento debería estar colocado bastante cerca de los pedales para que la flexión de las piernas respecto a los muslos sea de 135 grados.
  • Si el volante es ajustable, escoja una posición de los brazos que asegure la relajación de hombros y los músculos de la espalda.
  • Tome de referencia las orejas para colocar bien el reposacabezas. Es a su altura donde debemos situar su zona central.
  • Ajústese el cinturón de seguridad, independientemente del recorrido que se vaya a realizar, antes de ponerse en movimiento. La parte superior de la cinta tiene que apoyarse sobre la clavícula y el pecho, sin oprimir, tensándola en la pelvis para no colarnos por debajo de ella en caso de accidente frontal.
  • Si el vehículo cuenta con climatizador, la temperatura ideal es la de 20 grados.
  • No coloque nada en el salpicadero, ni deje elementos sueltos por el coche (guías, juguetes, zapatos…).

Y no olvide que para conducir cómodo y seguro también es necesario un calzado adecuado, como todos nuestros modelos de la colección Fashion at work, de Robusta.

Fuente: revista Consumer

Imagen: asotransitcom.es

Escriba un comentario