Humanonline

Trabajo, estudios y cursos

APRENDIZAJE EN LA TERCERA EDAD



La vejez está precedida por cambios conductuales y psicofisiológicos del periodo de la adultez.

El periodo adulto es el más largo del ciclo vital, donde tiene lugar una serie de situaciones en el ámbito social, ambiental, cultural, económico, político, educativo e incluso se suponen aprendizajes y adaptaciones progresivas a nuevos sistemas de vida.

La adaptación es un fenómeno vital mediante el cual el ser vivo se acomoda a su medio según las exigencias del mismo. El hombre, gracias a su memoria, puede comparar situaciones a partir de sus propios puntos de referencias. Éste proceso, según Piaget, es una característica esencial del comportamiento inteligente. La inteligencia, como proceso de adaptación, es la expresión de dos procesos complementarios: “la asimilación y la acomodación “.

Ambos procesos operan de manera conjunta, facilitando la adaptación, que es el equilibrio entre dichos procesos.

Pero, cuando hablamos de aprendizaje en la tercera edad, hemos de tener en cuenta los aprendizajes y las experiencias pasadas. Es decir, toda situación de aprendizaje implica un proceso de asimilación a estructuras anteriores, o bien, todo aprendizaje nuevo ha de basarse necesariamente en aprendizajes previos.

El aprendizaje en los mayores, con unas condiciones, es efectivos:

-      “Si se crean las condiciones en las que pueden desarrollarse…existe la posibilidad que el anciano conserve cierta juventud de espíritu, cierta proyección y confianza en el futuro tanto tiempo como sea posible”. (Giurea, 1995).

Las personas mayores son capaces de aprender aunque las evidencias  dicen que en la vejez no se aprende tan bien como en la juventud. Las  dificultades experimentadas por los mayores son atribuidas a su dificultad para usar las técnicas de aprendizaje, visualización de lo que  es aprendido o asociar lo que se está aprendiendo con algo ya conocido. También hay que tener en cuenta los cambios de la salud, que sugieren una posible explicación de la pérdida de la capacidad de aprendizaje. Los ancianos, sin embargo, pueden aprender con mejor efectividad que  los jóvenes y contribuye en esta situación muchos factores, entre ellos: la preocupación, el miedo a fallar y un tiempo de reacción más lento.

Escriba un comentario