Humanonline

Trabajo, estudios y cursos

Agricultura, la importancia de lo real.



Nos movemos en un entorno en el que cada día le damos más importancia a los avances tecnológicos, a la diversidad, a la neurociencia, a la comunicación a través de la las redes 2.0, y se la damos porque realmente la tiene. Pero, si nos paramos a reflexionar; ¿No estaremos olvidando lo que realmente importa?

El Derecho Romano reflejaba ya una  mentalidad de respeto a la agricultura propia del espíritu de la antigua Roma.
“La mentalidad del agricultor romano es más que un criterio economista, pues  representa para el mundo romano una verdadera experiencia espiritual, dada a que en su labor el agricultor logra orientar las fuerzas creadoras de la tierra.
La agricultura es la humanitas aplicada al campo para producirlo y representar entonces el primer nivel de las posibilidades que tiene el hombre.

 Es un elemento básico de toda su labor. El hombre romano se siente auxiliar de los dioses en esta tarea de sembrar y cosechar.”

 

Igualmente, en otra de las grandes civilizaciones, el Nilo fue la clave para el éxito de la civilización egipcia: el légamo fértil depositado a lo largo de los bancos del Nilo tras las inundaciones anuales significó para los egipcios el asentamiento de la población y el practicar una forma de agricultura menos laboriosa que en otras zonas, liberando a la población para dedicar más tiempo y recursos al desarrollo cultural, tecnológico y artístico.

Por eso entiendo que es nuestro deber potenciar y valorar este sector que en ocasiones ha sido el motor de la economía y el bienestar familiar. Buscar soluciones que hagan más rentable está actividad aprovechando e utilizando todos los medios modernos de producción y tecnológicos.

Sería importante que el sistema de comercio actual  de los productos agrarios, permitiera una valoración adecuada del precio del producto, para que todos los trabajadores agrarios (Tanto propietarios como trabajadores por cuenta ajena) pudieran realizar su labor con una remuneración digna y de acuerdo con el esfuerzo y riesgo que corren.

Esperemos que de esta época de incertidumbre económica y dudas sobre el sistema, podamos sacar conclusiones que valoren más la realidad y dejen al margen los negocios ficticios y especulativos, volviendo a darle IMPORTANCIA A LO REAL.

Escriba un comentario